Islandia: Cromatismos al borde del ártico

0
(0)
Paisaje de la colorida región de Landmannalugar (año 2006)

Decir que la hierba es verde seria una obviedad, pero afirmar que en Islandia los tonos de este manto vegetal llegan a ser fluorescentes, no deja de rozar lo inverosímil. Si además, el paisaje sobre el que se asienta, aparece repleto de montañas y valles que varían en el color de sus tierras a cada metro, surcados por pétreos ríos de lava secos y retorcidos, torrentes y cataratas, glaciares imponentes, lagos escondidos, iceberg a la deriva, fumarolas, géisers… empezaríamos a entender, que lo más sorprendente de este lugar, no es la propia explosión de su naturaleza, sino la densidad de espacios diferentes, contrastes y fenómenos espectaculares concentrados en apenas la extensión equivalente al territorio Portugués.

Sus parques nacionales son reductos de magia y belleza en estado puro. Pero lo que los llena de misterio es saber que están vivos y en evolución, que todo cambia con el paso del tiempo, bien de forma inmediata por su climatología, de impacto por su actividad volcánica, o pacientemente con el transcurso de los años. Sus tierras, a nivel geológico, representan un periodo infinitesimal en la vida de la tierra.

Si bien visitar estos espacios protegidos es un placer ineludible, recorrer cualquier otro rincón, que ni siquiera aparece en las guías, no es menos provocador. Así, sin más, es posible ver una idilica casa blanca con el tejado rojo bajo un acantilado totalmente verde y separado, de un mar de arena negra azulada, por unos cientos de metros y con una catarata sorprendente cayendo a cuatro pasos de su jardín, o si no más, una pequeña lengua glaciar que se escapó de su manto original y fue a decorar el paisaje inmediato que se ve por su ventana. La naturaleza en Islandia no esta separada de la vida, es parte de ella en si misma, no esta recluida allí donde el hombre le permite desenvolverse, sino que habita en cada rincón y deja que el ser humano la ocupe, pero sin excesos. Sus habitantes son huéspedes circunstanciales que aceptan que, en una tierra con mas de 200 volcanes, 30 de los cuales aún están activos y situada sobre la unión de las placas continentales americana y europea, cualquier fenómeno geológico es posible; de hecho, la frecuencia media de las erupciones volcánicas se sitúa en una cada 4 años.

Que te digan que los acantilados del sur se separaron del mar porque al retroceder los hielos de la época glaciar liberaron un peso que hizo emergen, en algunos metros, el nivel de la isla, resulta, para un mortal como yo, un hecho difícil de concebir. Si además te lo dicen mientras caminas por un campo de lava que hace unos años no estaba ahí y mirando las laderas de una montaña que desprende humo con olor a azufre y de colores rojos, fucsias, violetas, azules, ocres, amarillos, verdes y demás, se te hace tan extraño como escuchar un relato de Julio Verne mientras te internas en sus descripciones;  no en vano eligió el cráter del volcán Snaefellsjökull para inicia su “Viaje al centro de la tierra”.  Que el sentido común se pierda en lo que se puede ver allí y en lo que creemos que puede existir, es un hecho que se constata a cada paso.

Para un fotógrafo de paisajes es un sueño, pero también un reto y sobre todo un esfuerzo contra la incredulidad que provocarán sus fotografías si consigue robarle el alma y la esencia a los lugares a los que apunte con su objetivo. Para un senderista un espacio surcado de posibilidades, de sorpresas a cada paso, donde no cabe la monotonía ni la indiferencia; todo merece ser visto y explorado. Incluso con sólo cambiar el punto de vista o el momento del día, creeremos estar en un lugar diferente cada vez.

Para su visita, la red de carreteras islandesa nos proporciona una ruta fácil que circunvala todo el perímetro de la isla y que es muy apropiada para un primer contacto con el medio. Pero lo más interesante se encuentra hacia el interior, o por lo menos lo más agreste y virgen. Allí se pierde el asfalto y sólo hay pistas poco o nada transitables con vehículos que no sean todo terreno, haciéndose necesario cruzar ríos en los que el agua puede llegar a cubrir, con facilidad, la mitad de su altura. Esto nos dará acceso a las Tierras altas, desiertos del interior o a regiones como Sprengisandur con sus arenas negras.

Landmannalugar, situado en el interior sur, por ejemplo, es un paraíso de colores y senderos, planicies de lava con formas agónicas y pasillos caóticos, enervadas aristas de piedra o suaves colinas de riolita, andesinas y obsidianas, ríos de aguas termales, pozos de barro burbujeante o nieblas sulfurosas que emanan de sus fumarolas. Si a esto le sumamos ese color obsesivo del mugo por destacar sobre una superficie ya irreal en si misma, los cielos amenazantes con sus perfiladas nubes y ese ambiente prehistórico de las primeras eras de la tierra, decir que has estado en Islandia es como decir que has viajado a la luna. La región de Landmannalugar, en particular, es accesible a través de la red pública de transportes; muy enfocada y preparada, por cierto, a los espacios naturales, pero que no cubre las zonas más aisladas, en las que casi no hay infraestructura alguna, ni tampoco islandeses.

Otro espacio singular y poco conocido es Hólaskjól, también al sur. Enclavado en un entorno de coladas de lava y ríos encajonados por estrechos pasos rocosos, no deja de ser un lugar solitario y esquivo, por el que muchos pasan y pocos se detienen. El trekking que lleva hasta la laguna de Alftavôtn sigue el curso de las oscuras aguas, descubriendo parajes insólitos, cubiertos completamente por líquenes y bañados por sucesivas cataratas de hilarante belleza.

En la misma región, y a pocos kilómetros, la falla del Eldgjá nos muestra un cañón, que en cuanto a su forma me recuerda en parte al de Ordesa, en Aragón, pero con la peculiaridad de los materiales volcánicos que lo recubren y el manto verde que pinta las faldas de sus estilizadas paredes. La cascada de Ófærufoss, por la que entra el río Nyðri en la fisura, no deja de ser un reducto idóneo para la contemplación y el deleite de las aguas esmeralda que rompen las coladas y el móberg, creando dos niveles en su caída, antes de abrirse paso a través de la cuenca fluvial que aparece en su base. Y todo esto sólo supone una ínfima parte de lo que se originó por las erupciones del Eldgjá, mil años atrás; un cataclismo geológico que influencio en la orografía de gran parte de la isla y repercutió sobre la atmósfera y la climatología del hemisferio norte y en particular, de Europa.  

A pesar de todo, y en contraposición al propio significado del nombre de la isla, la tierra del hielo, Islandia sólo retiene bajo su manto gélido el 12% del territorio. Circunstancia que no le impide presumir de poseer el glaciar más grande de Europa, el Vatnajökull, accesible a través de Skaftafell, y en cuyo Parque Nacional, sus circos, lenguas y morrenas se expanden, creando lugares espectaculares, como el lago Jökulsarlôn, con infinidad de icebergs a la deriva. Decir que el espesor medio del hielo ronda los 400m, llegando incluso en algunos lugares a 1 km, nos da una idea de las magnitudes de este espacio helado, que cubre más de 8100 km2 de superficie. Pero como siempre y a parte de las cifras, integrarse en el entorno es su mayor atractivo. El trekking, que partiendo de la zona de acampada de Skaftafell asciende al pico de Kristínartindar, nos ofrece una bella vista de una de las lenguas mayores, que bordea en toda su extensión, hasta ganar altura para acceder a la belleza de su circo. La catarata de Svartifoss, entre columnas de basalto, nos sorprenderá en su recorrido, y si hay suerte y hace sol, podremos ver el arco iris que decora su base.

En resumen, describir la sensación de libertad y descubrimiento que ofrece Islandia, el país más joven del mundo, así como sus paisajes remotos y vivos, no es trabajo de unas solas líneas, si no de muchos libros y buenas palabras. Viajar a sus tierras, aquí o allá, nos abrirá un mundo de posibilidades que nos hará pensar abiertamente, que por mucha experiencia que tenga uno, aún hay lugares que nos recuerdan, que no lo hemos visto todo.

®2006 Miguel F. Martín

Indicanos tu Valoración

Comparte en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Ir arriba