Gavarnie: el circo de los gigantes del pirineo francés.

5
(1)
Vistas desde el Hotel du Cirque en Gavarnie con la conocida cascada de 422 m. al fondo.

Lugar de inspiración para muchos científicos, escaladores, escritores, poetas y artistas. El romántico autor Victor Hugo, que viajó por la zona en 1843, escribió, tras su visita a Gavarnie, el poema titulado «Dios» en el que aparecían los siguientes versos: «Es una montaña y un muro al mismo tiempo; es el edificio más misterioso del arquitecto más misterioso; es el Coliseo de la Naturaleza; es Gavarnie».

Durante los primeros tiempos de mi etapa alpinística, allá por los años 80, visité por vez primera el Parque Nacional de Ordesa. Durante unas dos semanas escalé alguno de sus picos más importantes y recorrí gran parte de su geografía. Fue una experiencia única por la belleza de ese lugar. Sin duda, era mucho más agreste que ahora; básicamente por la mezcla de roca y glaciares, incluso en la época estival, que actualmente casi han remitido. Uno de sus senderos principales atravesaba todo el cañón y conectaba, a través de la Brecha de Rolando, con la parte francesa de los grandes gigantes pirenaicos; tales como el Monte Perdido, el Sum de Ramon o el Cilindro de Marboré, entre otros. Una vez en Francia y desde el refugio de Serradets, inicie, junto con mis compañeros de escalada, el descenso del circo de Gavarnie hasta su base; unos 1500 metros de desnivel por un terreno de gran inclinación y resbaladizo. Fue una dura bajada, cargados con material y comida para muchas jornadas, pero, por otro lado, fue la primera vez que vi el insuperable paraje en todo su esplendor y su magnífica cascada principal. Durante horas el paisaje se mostró sublime, mientras perdíamos altitud, y las aguas, las nieves y las altas cimas de más de 3000 metros, colgaban de telón de fondo en ese anfiteatro natural único.

A partir de aquel entonces multitud de veces he vuelto atraído por su belleza y siempre, en mayor o menor medida, me ha emocionado la existencia de una naturaleza tan irreal y agreste. Actualmente y aunque Gavarnie siempre ha sido un enclave turístico, la población ha evolucionado y ordenado su acceso a través de una red de aparcamientos en el exterior, para controlar la afluencia de visitantes. A pesar de ello, se ha respetado en gran medida la zona de la montaña que, cruzando el pueblo y en aproximadamente una hora y media, acaba frente al circo. En este enclave y durante muchos años, se encontraba el Hôtel du Cirque et de le Cascade, una edificación abandonada que ha sido restaurada y transformada en un bar-restaurante, desde el que se puede observar todo el paisaje con una cerveza en la mano; sin duda ¡todo un espectáculo! Para los más aventureros o con ganas de andar, se puede seguir un sendero que se muestra evidente y señalizado al inicio y que se dirige hasta el pie de la cascada en poco menos de una hora. En esta ubicación y por el fuerte impacto del agua sobre la base rocosa, esta se pulveriza hasta formar una nube inmensa que, sin lugar a dudas, nos dejará completamente empapados a poco que cambie la dirección del viento.

¿Cómo podemos llegar a Gavarnie?  Si partimos de Barcelona y como la ruta que os recomendaré es un tanto larga, valdría la pena realizarla en dos etapas pernoctando en Bielsa, con una gran oferta hotelera y culinaria, o en sus alrededores. A parte del recorrido que describiré a continuación, también se puede acceder por Lourdes, pero nos perderíamos la esencia de los pueblos del pirineo francés y por supuesto, algunos de sus mejores paisajes. De Barcelona a Bielsa: Ruta de aproximación hasta la zona de Ordesa – Valle de Pineta. Barcelona – Lerida – Almacelles – Binefar – Monzón – Barbastro – A138 hasta Bielsa. Total 315 kms en unas 4 horas (sin paradas) De Bielsa a Gavarnie: Por los puertos de Aspin y del Tourmalet (en invierno cerrados). Carretera de alta montaña que atraviesa pueblos pintorescos y rincones idílicos del pirineo francés. Tunel de Bielsa a Francia – St Lary Soulan – Arreau – Coll de Aspin (1500m) – Ste Marie de Campan – La Mongie – Coll de Tourmalet (2115 m) – Bareges – Luz – Gedre – desvió hacia los circos de Troumouse, Estaubé y Gavarnie – Gavarnie. Total, unos 170 kms en unas 3 horas (sin paradas).

¿Cómo llegar hasta el circo? Se puede acceder a pie o a caballo hasta el Hotel du Cirque (1570 m), frente al circo, en el que, tal y como apuntaba anteriormente, hay un bar-restaurante abierto en verano. Llegando a Gavarnie aparcaríamos en las instalaciones de pago habilitadas para tal uso (5 € todo el día). Entraríamos en el pueblo y seguiríamos el curso del río Gavarnie hasta el fondo del valle (1,5 h aprox.) a través de prados, arroyos, bosques de haya y de pino negro (unos 7 kms ida y vuelta). Aconsejable llevar agua para este recorrido y protector solar, especialmente en un día de mucho sol. Dos zonas de pendiente al principio y al final, con una zona de prados intermedia mas suave.

¿Qué veremos? Circo rocoso, con trazas nevadas,  de unos 1600 m. de desnivel. Glaciares en la parte superior y once cimas que superan la cota de los 3.000 metros, tales como el Marboré (3.252 m.), la Punta de las Crepatas (3.098 m.), el Casco (3.007 m.) o la famosa Brecha de Rolando. Desde la base se pueden divisar hasta 9 de ellos. El anfiteatro está dispuesto en tres niveles o gradas de 800 m de ancho en la base. La Gran Cascada de 422 m. es la más grande de Europa y la quinta del mundo, fraccionada por los escalones naturales y terrazas del circo. Se puede llegar a pie hasta la base del velo de agua; se tarda sobre una hora, que nos situará en la cota de los 1750 m. de altitud. El agua procede de la zona del lago helado del Monte Perdido a través de un sumidero.

¿Y si no quiero pensar para organizar la visita? Te recomendaría lo que suelo hacer yo cuando voy por la zona. Salgo sobre las 5 de la mañana desde Barcelona hacia Bielsa y reservo una noche en el Hotel Bielsa (si encuentro alguna oferta por booking). Por la tarde visito el valle de Pineta, que está muy cerca, y en dirección al túnel de Bielsa. Al día siguiente realizo la ruta hasta Gavarnie, con parada obligada en Saint Lary Solans y en todo aquello que me llame la atención; Coll de Aspin y Tourmalet seguro. Hago noche en Luz de Saint Sauver, habitualmente en el hotel Terminus. Al día siguiente subo a Gavarnie y realizo la excursión y vuelvo a Luz a dormir. Para finalizar y el cuarto día muy temprano, vuelvo a la carretera que lleva a Gedre y visito los circos de Estaube y Troumouse; este último con el refugio Maillet en un emplazamiento espectacular al que se llega con el vehículo (se paga una pequeña tasa por el uso del coche en concepto de mantenimiento del paraje natural). Por la tarde regreso hacia Barcelona; camino largo, pero con los deberes hechos. Esta es la opción tranquila. En todo caso no os lo recomiendo por debajo de un fin de semana con salida el viernes.

© agosto 2020, MIguel F. Martín

Indicanos tu Valoración

Comparte en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Ir arriba